Peligros de las redes wifi públicas
Peligros de las redes Wifi públicas

Peligros de las redes WiFi públicas

¿Cuántas veces hemos ido en busca de una red WiFi pública para no gastar datos o para tener conexión en países extranjeros? Aunque, gracias a la globalización digital, cada vez son más las tarifas de datos ilimitados y el roaming en países extranjeros, las redes WiFi públicas siguen siendo un gran atractivo para los usuarios de dispositivos digitales, a pesar de los peligros que conllevan.

Las redes WiFi son indispensables para cualquier tipo de establecimiento, ya sea un restaurante, aeropuerto, museo, etc. Sin embargo, el peligro de estas redes se encuentra en quiénes pueden acceder a ellas. No nos referimos a un estudiante buscando información para realizar sus tareas en la biblioteca, sino de hackers que utilizan estas redes como trampas para robar información a aquellas personas que intenten acceder a ellas.

Si quieres saber cómo conectarte de manera segura a redes WiFi públicas, ¡sigue leyendo el artículo!

Antes de conectarte a redes WiFi públicas

Es importante mencionar que, a pesar de los diferentes métodos que podemos utilizar para una conexión más segura a redes inalámbricas públicas, esto siempre conlleva un riesgo. Tanto el administrador como cualquier usuario conectado a la red y con un mínimo de conocimiento pueden robarnos datos sensibles como contraseñas, ya que la mayoría de usuarios guardan sus contraseñas en sus navegadores de confianza.

Medidas de precaución

No obstante, si es necesario que nos conectemos a una red pública, todas las medidas de precaución son pocas para asegurarnos de no poner nuestros datos a merced de un hacker.

Por lo que vamos a listar los métodos más importantes:

Utilizar redes WPA

Dentro de las redes públicas, podemos diferenciar entre las WPA y las WEP, siendo las primeras las más actualizadas y seguras en comparación con las segundas. Aunque también inseguras, las WPA son más recomendables que las WEP, ya que tienen una clave de cifrado más difícil de romper.

No introducir datos de acceso de servicios críticos

Es el consejo más obvio, pero a la vez el más pasado por alto. Actualmente, la mayoría de los accesos a Internet se deben al uso de redes sociales y, aunque ahí también almacenamos información importante, no debe ser nuestra mayor preocupación. Cuando hablamos de servicios críticos nos referimos principalmente a correos electrónicos y operaciones bancarias, ya que ahí es donde almacenamos nuestra información más importante y, por tanto, llamativa para un hacker.

Al acceder a este tipo de páginas web por medio de redes públicas, sufrimos el riesgo de exponer tanto los datos de acceso como el contenido sin cifrar de las páginas. Por tanto, si necesitas ver si te ha llegado la última transferencia que te han realizado, o si quieres responder correos de trabajo, mejor espérate a llegar a casa.

Desconectar el Bluetooth cuando no se esté utilizando

Además de mediante redes WiFi, los ciberdelincuentes también son capaces de acceder a nuestros datos a través del Bluetooth. Esta herramienta está siempre conectada por defecto en nuestros dispositivos por lo que, aunque no estemos conectadas a una red WiFi pública, seguimos estando expuestos a los intentos de robo de datos de los hackers.

Estemos o no conectados a otros dispositivos inalámbricos, siempre que tengamos esta conexión activada, estaremos contribuyendo al envío constante de datos. De esta manera, nuestro equipo envía una señal periódicamente para intentar conectarse y, a través de esta señal, los hackers podrían localizar la ubicación de nuestro dispositivo.

Utilizar un antivirus y redes VPN

Además de estos métodos, es recomendable mantener nuestro dispositivo actualizado con un antivirus seguro, a la vez que eliminar los datos de la red memorizados por nuestro dispositivo una vez nos desconectemos de la red WiFi.

Finalmente, si queremos tener la conexión más segura a una red pública, es indispensable el uso de redes VPN, ya que estas hacen de intermediario entre nuestro dispositivo y la red a la que queremos acceder. Por tanto, todos los datos a los que accedamos serán cifrados y, por tanto, ilegibles para los ciberdelincuentes.

Conclusión

Todos sabemos la importancia que tiene actualmente el poder estar conectado al Internet estemos donde estemos. Sin embargo, todo tiene su precio y, aunque en este caso no estemos pagando por una red privada o una tarifa móvil que nos permita tener conexión ilimitada estemos donde estemos, al conectarnos a una red WiFi pública estamos poniendo toda nuestra información a la disposición de aquellos que quieran, y sepan, descifrarla.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Author

Write A Comment