Cómo gestionar el stock en un eCommerce

La gestión de stock en tu tienda online es una de las partes más importantes de tu negocio. Puedes tener los precios más competitivos del mercado, pero si no tienes productos en stock, no puedes venderlos, ¿suena lógico verdad? 

Hay muchos factores que intervienen en el éxito de una tienda en línea, pero la base es una buena gestión del inventario. En este artículo te ofrecemos algunas claves para gestionar de forma más eficaz el inventario de tu eCommerce para obtener los mejores resultados.

Claves para gestionar el stock de su tienda online

A medida que nuestra tienda en línea crece, administrar el inventario puede volverse bastante difícil. A continuación damos algunas claves para facilitar la gestión:

Organiza tu almacén correctamente

Muchas veces tendemos a acumular productos no deseados en el almacén y ocupar espacio innecesario. Para administrar mejor tu inventario, analiza los artículos más y menos vendidos.

Control de existencias

Toda empresa necesita entregar productos a los clientes a tiempo. Sin esto, no habría ventas. El propósito de pedir cantidades exactas es evitar desabastecimientos y minimizar la inversión o el capital involucrado en el inventario. Los fondos que son innecesariamente inmovilizados en inventario no producen ninguna ganancia, de hecho, tener mercancías en existencia cuesta dinero.

Analiza las previsiones de ventas

Al analizar tu historial de ventas, podrás saber qué cantidad vendes normalmente para cada producto en un momento o año determinado. 

A este historial de ventas, puedes agregarle las variaciones de ventas detectadas y así tendrás una idea bastante aproximada del inventario de la tienda en línea necesario para cada artículo. Este análisis se puede simplificar usando programas informáticos.

Evita rupturas de stock

Se produce la ruptura de stock cuando se agota un producto que el comprador le está solicitando. Es necesaria una buena gestión de compras para evitar que esto suceda. 

La idea es crear un inventario mínimo, y una vez cumplido, se puede enviar una orden de compra a tus proveedores para que te envíen más unidades de un determinado producto. De esa manera, siempre tendrás un stock de productos para vender.

Analiza bien a tus proveedores

Analiza qué se necesita, qué has conseguido y cómo lo has conseguido. Gracias a los análisis, sabes en qué proveedores puede confiar y cuáles debe reemplazar. Es fundamental asegurar que los proveedores satisfagan las necesidades urgentes y aprovechen las oportunidades de mejora que nos pueden ofrecer. 

Sin embargo, la base para una gestión eficaz de proveedores va más allá del conocimiento. Las relaciones deben ser un factor importante en el que centrarse. Los factores humanos y la falta de comunicación pueden hacer que una relación fracase.

Trazabilidad de los productos

Para controlar el stock, siempre necesitas saber dónde y cuándo se venden tus productos. Para ello, registra cada paso del producto. Una buena trazabilidad de los productos en nuestro almacén, nos permite consultar movimientos en el almacén, fechas, cantidades, documentos creados, etc. 

Modelos para la gestión de stock de tu eCommerce

Hay tres técnicas que pueden considerarse como las más conocidas y efectivas en gestión de stock que puedes implementar en tu negocio de comercio electrónico:

Just in Time

Significa «justo en el momento», es decir, solo tenemos el stock que necesitamos en cada momento. Es un enfoque derivado del “Lean Manufacturing» .

De acuerdo con el Just in Time, no necesitamos un inventario grande o pequeño, ya que almacenamos muy poco. Este enfoque funciona muy bien cuando tenemos proveedores eficientes y confiables

Debes averiguar si vale la pena pagar más o menos por una sola entrega, porque es más barato que alquilar un almacén más grande. Si utilizas este método, tus productos no necesitarán estantes de almacenamiento puesto que van directamente desde el área de recepción hasta el área de envío.

Sin embargo, si te enfrentas a algún corte de suministros, dificultará tus ventas porque ya no podrás cumplir con los pedidos o tendrás que compensar a los clientes por los retrasos.

Este es un método muy eficaz y muy peligroso. Por lo tanto, no se implementa de manera «pura». Debes considerar siempre una cantidad mínima de stock para poder afrontar imprevistos. 

Wilson

Con el método Wilson, hacemos casi lo contrario: se trata de hacer la menor cantidad de pedidos posibles para ahorrar en portes.

Los pedidos son pocos, pero en grandes cantidades. Por supuesto, estas grandes cantidades estarán calculadas para que salgan como ventas lo antes posible.

Si tenemos en cuenta el límite que dan los economistas, con el método Wilson haríamos pedidos para tener mercancía que vender durante los siguientes tres meses. Por lo que quizás, lo ideal sería poder hacer un pedido cada trimestre.

ABC

Con este método se dividen todos los productos en tres categorías: A, B y C, otorgándole una importancia distinta a cada una de ellas.

Los productos clasificados en la categoría A serán los más importantes, los de mayor valor añadido o los que más ingresos nos aporten. Es posible que no siempre podamos vender estos productos, pero son valiosos para nosotros y deben ser monitoreados de cerca. 

Los productos de la categoría C serán aquellos de menor valor añadido o beneficio para nosotros y menor beneficio comercial. Suelen ser los de mayor rotación, por lo que deben ser almacenados de tal forma que no requieran maquinaria, materiales o recursos humanos excesivos. 

Finalmente, habrá productos de la categoría B, que no son tan valiosos en facturación como A, ni tienen tanta rotación como los de la C. Estos productos se pueden almacenar en las partes altas de las estanterías y tener una cantidad mínima viable muy pequeña, porque en realidad, si hay escasez o rotura de stock, no significa una gran pérdida financiera. Como se trata de artículos de baja rotación, es posible que no haya stock disponible y no tengamos ninguna compra durante el período de reposición de mercancías.

Conclusión

Las cosas parecen fáciles cuando el proyecto es pequeño y tienes pocos productos para manejar y vender. Sin embargo, una vez que se establece un negocio, las ventas conducen a un mayor inventario, que ya no es tan fácil de administrar.

Por ello, mantener una gestión eficaz del stock de un comercio electrónico te conducirá a ser más flexible a los cambios del mercado. El mantenimiento adecuado del almacén y la optimización de los procesos del almacén te ayudarán a ahorrar costes y brindar un servicio de calidad a tus clientes.

¿Qué metodología sigues tú para tener controlado el stock de tu eCommerce?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Author

Write A Comment